Manzana¿Quien no ha intentado alguna vez perder esos “kilillos” de más? ¿Y quien, tarde o temprano, no los ha vuelto a recuperar? Precisamente en este punto se centra una investigación australiana publicada en International Journal of Obesity, cuya principal conclusión ha despertado nuestro interés: tras adelgazar una media de cinco kilos el peso se vuelve a recuperar en menos de seis años.

¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo podemos hacer que este logro no tenga fecha de caducidad? Para los responsables de la investigación, y también para nosotros, uno de los principales factores que provocan que se vuelva a engordar es el enfoque de muchas dietas de adelgazamiento.

Perder peso es importante, sí, pero aún lo es mucho más mejorar nuestro estilo de vida, nuestra relación con la comida y con el ejercicio físico. Cambiar nuestros hábitos debe ser el objetivo principal, y esto seguramente nos llevará a una pérdida de peso. Pero que esta relación se dé a la inversa no suele ser tan frecuente, tal y como afirma uno de los responsables de la investigación en Reuters Health. “Las intervenciones que tratan de cambiar la conducta de los individuos pero no hacen nada con el ambiente en el cual esas personas viven probablemente tendrán, como mucho, efectos modestos y temporales”, sostiene.

Por eso es vital difundir la cultura de la salud, para que cada vez sean más las personas conscientes de la importancia de cuidarse y de mejorar sus hábitos de vida. Únicamente así lograremos una sociedad más sana. En eso estamos.