Ejercicio + dieta sana - tabaco, la fórmula más eficaz

Unos hábitos de vida saludables son el principal sostén de la cultura de la salud.

Seguir unos buenos hábitos puede ayudarnos a reducir el riesgo de padecer graves enfermedades. Y no lo decimos solo nosotros: cada vez son más los estudios y publicaciones que defienden esta hipótesis. En nuestro repaso diario a la actualidad sanitaria hemos detectado esta mañana un gran número de noticias que se centran, precisamente, en esta estrecha relación entre los hábitos de vida y la salud. Tal vez la que más nos ha sorprendido hace referencia a un estudio según el cual la calidad del esperma de los hombres cuya dieta es rica en cereales, frutas y verduras es mejor que la de aquellos que abusan de las carnes rojas o el café. Lo han comprobando analizando a 250 hombres que, junto a sus parejas, se estaban sometiendo a un tratamiento de fertilidad: la tasa de éxito fue mayor entre los varones que se alimentaban de una forma más saludable.

No solo es importante lo que se come, sino también cómo se come, porque en esto de la alimentación el dicho “menos es más” no siempre se cumple. Por ejemplo, los norteamericanos con unos kilos de más comen con menos frecuencia que las personas que mantienen un peso correcto, tal y como sostiene un reciente informe. Otra evidencia más de la importancia de respetar las cinco comidas al día.

Si a una buena alimentación le añadimos un estilo de vida activo obtenemos el cóctel perfecto para nuestra salud. Unos hábitos sanos para el corazón también podrían protegernos del cáncer, reduciendo en un 38% el riesgo de padecer esta enfermedad, según una investigación respaldada por la American Heart Association (AHA). “Si damos a los pacientes este mensaje doble, en un mundo perfecto podríamos estar previniendo dos de las principales causas de muerte“, ha asegurado la Dra. Tara Narula, cardióloga del Hospital Lenox Hill de Nueva York. Un mensaje al que habría que sumarle otra recomendación: deja de fumar si aún no lo has hecho. Las cifras presentadas por el Grupo Español del Cáncer de Pulmón son muy preocupantes: si lo comparamos con los datos de 2006, este tipo de tumor crecerá un 50% entre las mujeres en 2012.

Afortunadamente, para mejorar nuestros hábitos siempre estamos a tiempo: se ha comprobado que los niños con sobrepeso que adelgazan cuando son adultos no corren más riesgo de sufrir diabetes, hipertensión o problemas de corazón que las personas que siempre han sido delgadas.

Mejorar nuestra forma de vivir es, sin duda, la mejor inversión de futuro. Y podemos conseguirlo con simples gestos como elegir fruta en vez de pastel a la hora del postre o caminar un poco más cada día.